La conciencia del Perdón, un acto de Poder que nos Libera y rompe la Ilusión

El perdón pasa por tres estadios o ciclos de comprensión, no hay que preocuparse por si no se está dispuesto a recorrerlos ahora mismo, tal vez se tenga que avanzar y entender algo más antes de sentir que se puede perdonar plenamente.




En un primer estadio de conciencia, si hacemos algo que ha hecho daño a otro y decimos que los sentimos, el otro puede perdonarnos por haberlo hecho.





En un segundo estadio, podemos llegar a darnos cuenta que cualquier cosa que hicimos fue debida a nuestro propio proceso y a las circunstancias de nuestra vida en ese momento. La ira o irritabilidad, o la manera de tratar a otro, no tiene tanto que ver con ese otro como con nuestras dificultades personales. Ese otro puede perdonarme y comprenderme compasivamente. 



El tercer estadio. Podemos elevarnos a la perspectiva espiritual más elevada y darnos cuenta de que nos hemos planteado aprender algunas lecciones en esta vida y necesitábamos que alguien nos ayudara como catalizador para aprenderlas.
Por ejemplo, si quisimos aprender algo sobre la traición, necesitamos que alguien nos traicionara. 
Desde ese lugar, podemos perdonar con amor, compasión y gratitud. Se instala la comprensión de que las cosas que nos suceden en la vida las creamos como oportunidades para crecer.
El perdón se vuelve liberador, pues libera a la persona de la responsabilidad del malestar que podamos sentir y rompe la ilusión entre víctima y victimario.

En las lecturas de Registros Akashicos muy a menudo se ven estos acuerdos con otra u otras personas que un día hicimos en un nivel más alto, a nivel del alma. Y es muy curioso ver que "nada" se va de nuestra vida hasta que nos enseña lo que necesitamos aprender.